7 noviembre, 2017

¡Cuidado con el populismo y la demagogia!

Desde hace algunos años, se ha difundido de manera importante un miedo a la población mexicana, del peligro eminente que representaría para México, la llegada del “populismo”, haciendo una interpretación incompleta e incluso deformada de lo que realmente significa el “populismo”.

Y aunque por muchos, este concepto es difícil de definir, pues existen corrientes que lo ven enfocado hacía una posición “peligrosa” que ha llevado al fracaso económico de algunos países, también puede ser definido como una tendencia que se dice defender los intereses de las clases populares y son estas mismas quienes impulsan proyectos políticos y sociales.

Aunque en nuestro tiempo, el concepto se ha ido impregnando en la sociedad como algo malo y que debe de evitarse a toda costa, identificándolo principalmente con las ideologías de izquierda, debe de aclararse que no son propias de estas, sino que también pueden existir populismo de derecha.

Entre estos movimientos que se alzan con la bandera de “defender al pueblo”, ha habido propuestas que simplemente caen en la demagogia y farsa política, que lo único que buscan es obtener mediante la mentira votos y posiciones políticas.

Hace algunos años, ante la elevada cifra de violencia, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), que ha sido un partido satélite del Partido Acción Nacional (PAN) y del Partido de la Revolución Institucional (PRI), lanzó una campaña publicitaria millonaria por diversos medios de comunicación, pidiendo “pena de muerte para asesinos y violadores”.

Lo anterior sin explicar que esta propuesta “populista” y “demagógica”, era y es, imposible de aplicar en México, pues no solamente nuestra Constitución tiene artículos que impiden aplicar la pena capital en el país, sino que también, México tiene acuerdos internacionales que impiden una reforma constitucional y que hacerlo, traería graves problemas internacionales para el país.

Sin embargo, el PVEM logró atraer votos y sumar apoyos para ganar espacios en la Cámara de Diputados y en la de Senadores, obteniendo a través de la mentira, posiciones políticas importantes.

En fechas recientes el Movimiento Ciudadano (MC), ha enarbolado propuestas “populistas” y “demagógicas”, principalmente mediante dos de sus miembros, el diputado Jorge Álvarez Máynez y el Samuel García.

La principal de ellas ha sido quitar el fuero a los políticos, olvidando que este, ha sido una herramienta de protección a políticos, ante la aplicación de censura o persecución política, evitando que estos puedan ser sujetados a un proceso judicial por expresar y defender posturas contrarias al régimen.

Hay que sumar a ello, que el problema en México no es el fuero, sino la corrupción e impunidad que predomina en el país, pues diversas empresas como OHL, Odebrecht o Higa, no gozan de estos estatutos políticos, sin embargo, no han tenido que rendir cuenta a las autoridades por sus corruptelas.

Por otra parte, en 2004 se demostró que existe un procedimiento para quitar el fuero a los políticos, mediante una votación con las autoridades correspondientes, de esta forma el principal enemigo político de Vicente Fox, Andrés Manuel López Obrador, fue desaforado en la Cámara de Diputados y sería sujetado a proceso por supuestamente haber violado una orden judicial.

Otra propuesta de MC, ha sido quitar el dinero a los partidos, considerando que esto daña a las finanzas públicas y aprovechando el encono que existe en la sociedad en contra de los políticos, sin embargo, hacer esto traería una democracia estilo norteamericana, en donde solamente empresarios como Donald Trump o Hillary Clinton, puedan acceder a puestos políticos.

Sumado a ello, que al tener el PRI muchas diputaciones, municipios y gubernaturas, sería muy fácil desviar recursos públicos -como se ha hecho-, a favor de sus candidatos, dejando en clara desventaja a la oposición que se encuentra subsidiada por pequeñas contribuciones de sus afiliados.

Enarbolados en la demagogia y el populismo clientelar, el partido que se hace llamar “progresista” y en pro de las causas ciudadanas, ha caído en un etapa de mentiras y engaños, que simplemente traería más daño a una democracia mexicana, de por sí frágil.

Déjanos tu opinión

Leave a Comment