20 abril, 2017

Burla Premio Nacional de Periodismo a Esteban Arce

Melchor López Hernández

Charlamos con periodistas de amplia experiencia en los medios de comunicación impresos. El tema: el Premio Nacional de Periodismo, que otorgó el Club de periodistas a Esteban Arce, conductor de Matutino Express.

Aquí su voz crítica:

“Muchas veces se dan ese tipo de reconocimientos para hacer relaciones publicas. No le veo ningún mérito a este señor. No merece ningún premio o reconocimiento”, dice en entrevista Javier Valdez Cárdenas fundador del semanario Ríodoce y galardonado en 2011 con el premio Internacional Press Freedom Award y corresponsal del diario La jornada.

Agrega Valdez Cárdenas, autor de Los morros del narco, entre otros libros con el tópico del narcotráfico: “Los premios se han desprestigiado. Son sólo relaciones públicas para quedar bien con el poder y con el poderoso. Los reporteros que están en la calle en varias partes del país merecen un reconocimiento de este tipo porque están haciendo su trabajo. Y Arce, no es el caso”.

Para Karla Santamaría Benavides, con trabajo en diferentes medios impresos y virtuales, oficiales e independientes, afirmó: “Me parece que la crítica puede estar en quien otorga el reconocimiento, más que en quién lo recibe. Siempre será más honroso tener un galardón de ciudadanos o comunidades organizadas para mejorar alguna situación social. Que reciba el premio uno de los conductores, nacido del espectáculo mexicano, no es una novedad ante el cinismo de las instituciones. Ante la holgura, el meme y el chiste barato del que ahora se hace noticia”.

Con investigación de mujeres artistas en espacios públicos, Karla Santamaría, explica que el otorgar este premio: “Es preocupante porque nos muestra que un personaje como Esteban Arce puede ser reconocido y legitimado por grupos que siguen pensando que ser racista, clasista, misógino y pesado está bien, aunque seas informador y tengas espacios de consumo masivo para reproducirlo”.

Santamaría Benavides expone que: “Además, de todo lo que representa su programa: doble moral, poco tolerante y conservador propio del emporio televisivo (Televisa). Menos mal que existe la red de redes y la posibilidad de escapar, aunque sea un poquito, de las pedagogías de la burla y la santurronería. Lo malo: es que hay millones de mexicanos que no tienen acceso a ella y que sí, siguen creyendo que Arce es un periodista”.

Juan Carlos Cruz, que en 2001 ganó el Premio Nacional de Periodismo en el género de crónica, comentó: “El mejor y más grande reconocimiento es el que te da la sociedad por tu trabajo profesional como periodista, y tu labor como periodista es contribuir con tu trabajo a que las cosas en el país cambien para bien de todos. Ningún premio se compara con el agradecimiento que recibes de esas madres de desaparecidos que se te acercan y te dicen: ‘gracias por rescatar nuestras voces del olvido y la impunidad’, o aquellos sobrevivientes de comunidades de desplazados que te agradecen por escuchar y escribir sus historias. O de aquella simple ama de casa o grupos de vecinos que te agradecen porque eres la única esperanza para que los problemas que sufren en sus colonias y barrios se resuelvan”.

Fotógrafo profesional, con más de 20 años de experiencia y colaborador de la revista Proceso, Carlos Cruz comentó: “Ahora, el premio que le dieron a Esteban Arce, primero habría que analizar quién lo otorga, porque parece provenir de un club de amigos del Gobierno Federal. En la ceremonia parece haber servido de pretexto para que el vocero del Gobierno Federal lanzara su discurso para decir que ‘en México existe la libertad de expresión y que el Gobierno Federal garantiza su ejercicio’. Nada más alejado de la realidad”.

Finaliza: “En México no hay garantías para ejercer el periodismo de investigación pero aún así, muchos colegas asumen las consecuencias y lo hacen. Sobre ese premio, no se critica solo a quien lo recibe, sino también a quienes lo otorgan, quiénes son, cuál es su trayectoria, en que basaron su selección. Porque tengo entendido que en México solo existe un Premio Nacional de Periodismo, legalmente constituido, cuyo Consejo está integrado por las más prestigiosas universidades e institutos de educación, así como periodistas e investigadores de la comunicación reconocidos.

Ya ese Consejo emitió un documento para aclarar que el Premio Nacional de Periodismo como tal, solo hay uno. El otro parece ser sólo un intento de reconocer otro periodismo cuyos fines no son muy claros, por lo menos para mí. Pues el periodismo que no busca mejorar la vida de la sociedad en todos sus diferentes aspectos, no es periodismo”.

Compartimos también la opinión de otro periodista ganador del mismo premio:

 

 

Déjanos tu opinión

Leave a Comment