25 enero, 2017

La fatalidad entre la carne y los huesos

Reseña del libro Entre la carne y los huesos

Ricardo Rivas

Si hay algo que pueda definir cabalmente la condición humana, tal vez sea la fatalidad que implica la mortalidad. Sustantivos que van de la mano, que dependen el uno del otro para formar esa espiral decreciente que tarde o temprano termina en la nada.

Conscientes estamos pues de que en algún punto de nuestra existencia nos encontraremos cara a cara con la muerte, y lo que nos define como personas es justo lo que hagamos en ese lapso que transcurre entre el punto en que somos escupidos del vientre de nuestra madre hasta que terminamos devorados por las entrañas de la tierra.

Ante tal situación podemos asumir diversas actitudes. Hay para quienes la muerte se constituye como un inevitable fin del ciclo que debe ser aceptado estoicamente, o para quienes se nos presenta como un fin inconmensurablemente fatal. Para estos últimos, la literatura se nos presenta como el más grande de los consuelos, puesto que, ante la imposibilidad de vivir eternamente, nos da la oportunidad de vivir otra, muchas vidas. Si no logra tal objetivo, así sea la obra más estética, no tiene razón de ser.

Entre la carne y los huesos, libro de cuentos de Israel G. Castro, cumple perfectamente con tal objetivo. A través de las diecisiete narraciones cortas que lo conforman nos lleva de la mano a vivir diecisiete vidas en una noche (o el tiempo que sea que le dediquen a su lectura).

Ello es logrado no solamente gracias a la probada calidad de su pluma, sino a las circunstancias en las que se desarrollan y a los personajes que nos presentan. Al leer sus cuentos no estamos frente a un Alonso Quijano, un Hamlet o un Dorian Gray; sino que nos adentramos en un mundo de seres más terrenales, más cercanos a nosotros e, irónicamente, igual de mortales.

Un chavo de secundaria con el orgullo destrozado por la infidelidad de su novia, un mandilón pasivo que tras una serie interminable de vejaciones reacciona con la violencia más extrema o un veinteañero y sus psicotrópicas aventuras al lado de una reportera del Rock.

Esquizofrénicos, vagos, solitarios, suicidas, asesinos, rockstars trasnochados. Son este tipo de personajes los que en medio de una vorágine de pasiones desenfrenadas, sexo, drogas y mucho rock and roll (hay que señalar que el libro contiene un excelente sound track) nos envuelven en la experiencia catártica propia del arte.

Existen también en la obra de Israel dos constantes que se constituyen como el hilo conductor del sentido último y profundo del libro: La fatalidad como mecanismo teleológico del devenir y la figura literaria de la que se vale para hacerla material, la mujer, más específicamente, la mujer fatal.

Así pues, querido lector, no queda más que agasajar la imaginación mediante la lectura de estos cuentos escritos entre la carne y los huesos. Libro editado por el Sindicato de Trabajadores de la UNAM (STUNAM), perteneciente a la colección Cuadernos de Comunicación Sindical, de la Secretaría de Prensa y Propaganda, dirigida por Alberto Pulido Aranda. El diseño y formación estuvo a cargo por Suculenta Sociedad Creativa, así como el cuidado de la edición por Octavio Solís.

 

Castro, Israel, Entre la carne y los huesos, STUNAM, 2016, México