19 octubre, 2016

La macroeconomía no quita el hambre

20pesos

Presupuesto a la baja en 2017

239 mil 700 millones de pesos es la cantidad que representa el recorte para el Presupuesto de Egresos de la Federación para el próximo 2017, es decir, los gastos proyectados por el gobierno para hacer operables políticas públicas y obras de infraestructura.

Plantea también que el precio del dólar se ubicará en 18.2 pesos y que el barril de petróleo costará 42 dólares por barril. Ya es una mala costumbre que, año con año, estos indicadores son presentados como resultados de un exhaustivo análisis de la realidad económica… pero al final, resultan incorrectos…

Ejemplos: para el presente 2016, el precio del billete verde se proyectó en 16.40 pesos, pero a estas fechas, se encuentra arriba de los 19 y se llegó a ubicar en poco más de 20 pesos. En tanto, el precio del barril de petróleo de 50 dólares llegó a cotizarse en 27.94 dólares en febrero pasado.

Esto es prueba de que los diagnósticos de las autoridades hacendarias tienen una alta probabilidad de estar equivocados, lo malo radica en que estas erróneas predicciones tienen efectos nocivos–directos- contra el bolsillo de los mexicanos.

El precio del dólar, está demostrado, incide directamente en los precios de diversos productos y además, perjudica con gran magnitud a las empresas que trabajan con insumos importados.

Los recortes anunciados, según las fuentes oficiales, no afectarán los programas sociales destinados a los más necesitados, pero sí otras ramas, como por ejemplo el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que sufrirá una reducción en su gasto del 23.3 por ciento menos que el año pasado.

La Secretaría de Cultura, recién creada con los restos del antaño Conaculta, verá sus recursos disminuidos en 30.7 por ciento. La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales sufrirá un recorte de 37.6 por ciento y la de Comunicaciones y Transportes un 28.5 por ciento.

En palabras llanas: habrá menos dinero para la investigación científica, para proyectos artísticos y culturales; así como para políticas medioambientales y la construcción de obras de infraestructura. Eso es lo que plantea el proyecto de presupuesto para el próximo año. Eso y muchas otras cosas más.

Preocupante. Si de por sí –desde ahorita- se advierte un “escenario adverso”, entonces se puede configurar un episodio más que complicado para la economía mexicana, que puede ser irreversiblemente dañino para la economía de las familias.

Sobre el debate del paquete económico para 2017 también es importante informar que la deuda pública se ubicará aproximadamente en 50 por ciento del Producto Interno Bruto (o más), no hay una estrategia clara para detener el alza del precio del dólar con respecto al peso -con su respectivo efecto inflacionario- y el crecimiento económico será mucho menor al 2 por ciento.

A pesar de todo ello, el discurso es unánime en todos los voceros oficiales: “a pesar del complicado entorno financiero global, México goza de estabilidad macroeconómica”.

Sin embargo en 2016 fue muy caro vivir, en 2017 será peor, la estabilidad macroeconómica –está comprobado- no quita el hambre…

img_20161011_133243