12 julio, 2016

La furia Negra ante un ego Blanco

Después de los eventos ocurridos en Dallas, Texas, la noche del Jueves 7 de Julio, donde se registró una emboscada dentro del centro financiero de aquella ciudad, en contra de una decena de policías, dejando cinco oficiales muertos y siete más con heridas grabes de bala, que afortunadamente no pusieron en riesgo sus vidas; se han registrado varios eventos por parte de la comunidad norteamericana en diferentes ciudades de EEUU. Ciudades donde dan sus muestras de apoyo al cuerpo policíaco ante tan violento resultado en un acto independiente de manifestación por las marcadas desigualdades en trato a los diferentes sectores de la población norteamericana. Sectores que podríamos identificar como Blancos, Negros, Chinos, Latinos y Musulmanes.

El joven  Micah Xavier Johnson, único autor de los eventos, quien al morir mencionó estar enfadado por las exageradas injusticias realizadas por agentes policíacos contra la comunidad afroamericana, por lo que deseaba matar oficiales blancos, lo cual lo llevó a idear su plan no de manera improvisada. Fue identificado como condecorado reservista de las fuerzas armadas norteamericanas desde el año 2009, hasta la fecha, lo que le permitió el acceso a armas de asalto, sin olvidar su destreza en su uso, aunque sus labores estaban enfocadas más a funciones de ingeniería.

 

Hay que dejar muy claro que no es la primera vez que ocurre un acto similar contra uniformados norteamericanos, aunque sí en la elaboración de un plan de tal magnitud. Hablando tan sólo de muertes de uniformados por armas de fuego, se han registrado 26 únicamente en los seis primeros meses de este año 2016, generando un aumento del 44% de las muertes registradas en 2015. Registrando Texas y Tenesse, los estados donde han existido más ataques a policías. Tan sólo este dato puede ofrecernos un ligero panorama del descontento social contra las fuerzas policíacas, quienes están comprometidas con su deber como fuerza pública, lo que ha ocasionado una sobre valoración de estas dependencias gubernamentales y que en cierta medida existe un autoritarismo por parte de sus agentes al no existir un contrapeso que limite su arbitrariedad.

A partir de este descontento han existido una gran cantidad de campañas publicitarias, hasta cómics o películas, todas enfocadas en el debate sobre dicha situación por la que los oficiales o el servicio público de seguridad están pasando, al haber uso excesivo de violencia, incluso con armas de fuego, poniendo como premisa la cuestión:

¿y quien vigila a los vigilantes?

 

 

En personajes más conocidos encontramos el conflicto entre Batman con los integrantes de la Liga de la Justicia que incluso llegó a terminar no sólo con la salida de Batman de dicha organización anti-criminal, sino que generó un conflicto más personal entre el caballero oscuro y Superman. Todo por el descontento de parte de los integrantes al enterarse de los planes que Batman tenía para neutralizar a cada uno de ellos en caso de alguna situación  extraoficial. Y entonces el dilema fue… ¿En quien podemos confiar, si nuestros amigos y protectores piensan en neutralizarnos?

Es evidente que la acumulación de poder en algunas instituciones ha derivado en no muy gratas experiencias para la población norteamericana

Pero así se quiera cambiar aquella fuerte situación, lamentablemente hay poca esperanza en unificar un pueblo tan polarizado como lo es la sociedad norteamericana, que incluso lejos de las diferencias físicas (raciales) existentes dentro de aquella nación, también gustan en clasificarse por religión, contabilizando más de 2,500 o por estratos sociales, dando paso a una natural discriminación tanto de zonas como de grupos, difícil de erradicar con episodios como estos.

 

Después de un evento como el mencionado aquí, el tema ha cobrado notoriedad en los medios de comunicación por la gran polémica generada, pues si bien el cuerpo policíaco ha recibido apoyo moral, también hay un rechazo por parte de comunidades minoritarias claramente desfavorecidas, que se quejan de la arbitrariedad con la que aquellos actúan, colocando a Xavier Johnson como mártir de estas comunidades y poniendo una gran incógnita en relación a aquella polarización social.

 

 

 

 

#blacklivesmatter #altsonsterling #philandocastile #micahxavierjohnson #dallas #police #alllivesmatter

Una foto publicada por Albert Stanci (@al__stan) el

#dallasshooting #bluelivesmatter #micahxavierjohnson #micahjohnson #AltonSterling #PhilandoCastile

Un vídeo publicado por Hustler Alert fanpage (@hustleralert) el

Déjanos tu opinión

2 Comments on this Post

  1. Tengo familia en California y Geogia, y siempre que he ido veo a la gente muy paranoica, como desconfiada. Deberían drogarse más seguido, para que se relajen.

    • No hay que generalizar, pero parte de las prioridades que aquel gobierno tiene que ser la de fraternizar sectores, no creo que quieran convertir su nación en el próximo GTA5

Comments are closed.