20 noviembre, 2014

El Proyecto de Aulas Alternativas para el estado de Guerrero

El Proyecto de Aulas Alternativas para el estado de Guerrero

¿Compromiso social o simulación en la Facultad de Arquitectura de la UNAM?

Alan Peralta y Cinthya Salas

Correos: peralta_alan812@hotmail.com, cinthya_n_n_@hotmail.com

Simulación_Arquitectura

Fotografía de Edson Molina

Guerrero, siempre Guerrero. La región olvidada por el Estado mexicano, sumergida hoy en una violencia inusitada, brutal. Una guerra que nunca acaba, un paraíso vuelto infierno. ¿Las víctimas? Como siempre, los más pobres. Gente de trabajo, que pese a todo y contra todo apuesta por un cambio que aún concibe desde la educación.

Sólo así se logra explicar que un niño se siente al aire libre, asido a su pupitre improvisado, como a su destino, como a un último madero de un barco en naufragio, después de que el huracán “Manuel” y la tormenta tropical “Ingrid” destruyeran su escuela el año pasado. Ante esta realidad dolorosa, algunos arquitectos recién egresados de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México, elaboraron una propuesta para que en menos de 24 horas se pudieran reconstruir aulas firmes, sin la necesidad de especialistas.

De esta manera surgió el  “Sistema de Infraestructura Educativa Integral Emergente Multi-Región” (SIEIEM), proyecto que fue el ganador de la convocatoria emitida en 2012 por el Instituto Nacional de Infraestructura Física Educativa (INIFED) y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT), realizado por el equipo de arquitectos, diseñadores industriales e ingenieros de la UNAM: Hugo Flores, Edson Molina, Sebastián González, Mario Ávila, Adrián Valtierra, Héctor Allier y Miguel Hierro, así como 12 prestadores de servicio social. Al frente se encuentra el investigador Héctor García Olvera.

El proyecto propone reactivar la enseñanza en un tiempo menor de 24 horas de manera innovadora y eficiente, con aulas provisionales de 52 metros cuadrados, colocadas de manera contigua para que estén en interacción entre sí y con cercanía a los originales centros educativos; dichas aulas son construidas con  un material resistente, el pultrido, parecido a la fibra de vidrio, no corrosivo, menos costoso que el acero y con una vida útil aproximada de 25 años.

El equipo del SIEIEM, en enero del 2014, visitó 40 escuelas afectadas por los huracanes, ubicadas en regiones como Acapulco, Costa Grande, Costa Chica, Chilpancingo y Tixtla. De esta manera se intenta combatir el rezago educativo que sufren regiones vulnerables del país, además de la falta de planificación por parte del gobierno frente a desastres naturales. Se debe asegurar que los elementos sean adecuados para que su formación pueda ser profesional y cívica en cualquier contexto social.

Por desgracia, no siempre es bien valorada esta labor comprometida para resolver los problemas sociales que aquejan a nuestro país, sobre todo por parte de funcionarios públicos o quienes administran nuestra máxima casa de estudios. Este es el caso de la actual dirección de la Facultad de Arquitectura, ya que como consecuencia de su miopía burocrática se han retrasado sobremanera los avances del proyecto:

“El pasado 10 de noviembre iniciamos la segunda etapa del proyecto. El SIEIEM ofrecerá soluciones en el ámbito de la restitución de espacios para la enseñanza dentro de contextos vulnerados del país, y ocasionados por algún fenómeno natural o humano. Por eso creemos que la Facultad debe respaldar, atender y priorizar el desarrollo de este proyecto en particular, así como iniciativas similares. No podemos permitir que la universidad y sus funcionarios acudan a posiciones institucionales irresponsables, incompetentes o llenas de nepotismo, contrarias a los idearios universitarios y distanciados con las profundas y urgentes necesidades del país”, comentaron los integrantes del SIEIEM en entrevista para Consideraciones.

“De por sí nos afectó el cambio de sexenio, ya que nos autorizaron el proyecto a finales del periodo panista y los blanquiazules lo congelaron. Los priistas se mostraron inicialmente interesados pero hace poco hubo un cambio en el titular del INIFED y estas modificaciones nos afectan mucho. Y luego le sumas la indiferencia de la administración de la Facultad, pues por eso tenemos un retraso de varios meses” Abundaron los arquitectos del SIEIEM.

México atraviesa por una severa crisis política fomentada por la corrupción en todos sus niveles de gobierno, así como por una indolencia gubernamental hacia proyectos como éste, que pretenden atender una problemática social y educativa urgentes, el cual ha sido presa de la indiferencia por parte del gobierno federal y víctima de la falta de apoyo por parte de la Facultad de Arquitectura, que en palabras de los integrantes del SIEIEM “se ha convertido en un enorme despacho que únicamente se encarga de iniciativas de simulación y/o proyectos ajenos a un verdadero y consistente interés formativo, sin preocuparse en lo más mínimo por el compromiso social que debe caracterizar a nuestra máxima casa de estudios que hoy con renovados bríos la sociedad mexicana lo exige”.

En la Universidad Nacional podemos encontrar muchas iniciativas como esta que hacen valer el compromiso social de la institución y al mismo tiempo, la indolencia de algunos funcionarios por apoyarlos, a pesar, incluso, de que sean proyectos institucionales. Por otro lado, una clase política que no prioriza el desarrollo educativo sólo denota desprecio hacia quienes gobierna. En México son prioritarias las políticas de corto plazo que redundan en clientela electoral. Hay que insistir, por lo tanto, en que la educación no es un gasto, sino una inversión, un camino lento, pero seguro, hacia la justicia y el bienestar social.

Déjanos tu opinión

Leave a Comment